Belisario Domínguez la historia detrás de la historia. (sin imágenes)

Publicado en 14 mayo 2010 por

10


Entrevista  al Gral. Absalón Castellanos Domínguez

(nieto del Dr. Belisario Domínguez Palencia)

por

Ximena Castellanos Dagnino

 

 


En esta foto, el Gral., Absalón Castellanos con su nieta Ximena Castellanos

Hace poco, un conocido mío me dijo algo que me pareció muy valioso “Todas las personas tienen una historia que contar”, al decirme esto, pensé que si, la verdad es que las historias que cada uno de nosotros tenemos son realmente especiales y únicas, siempre vale la  pena que alguien las escuche o documente, si existe la posibilidad. Inmediatamente, pensé en mi abuelo.

Se preguntarán porque pensé en mi abuelo (el Gral. Absalón Castellanos Domínguez), pues la verdad es que de las personas que conozco, creo que mi abuelo ha vivido muchas cosas y tiene tanto que contar que honestamente no se me pudo  haber ocurrido mejor persona para entrevistar. Pero ¿Qué le voy a preguntar a mi abuelo? Ya me ha contado de todo, varias historias personales de su juventud y diversas vivencias, me ha platicado de sus amores, de sus amigos, de su familia… Y fue ahí, cuando me di cuenta, que aunque me ha narrado historias familiares, nunca me ha contado su experiencia personal con un personaje no sólo importante en su vida, si no también en la de todos los mexicanos. Su abuelo.

Y ¿Quién era el abuelo del Gral. Castellanos? Pues nada más y nada menos que el Dr. Belisario Domínguez Palencia, quien orgullosamente puedo decir, es mi tatarabuelo. Ya muchas veces tanto mi abuelo como mi padre y otros familiares me han contado la historia de este personaje, y he visitado el museo en Comitán más de 4 veces, pero algo que jamás le había pedido a mi abuelo que me platicara era como se vivió el recuerdo de Belisario Domínguez dentro de su familia, que les dejó, que anécdotas tienen de él, en pocas palabras como se mantuvo vivó su historia y sus recuerdos dentro de la familia. Pues decidí que entrevistar a mi abuelo y hacerle preguntas que nunca le había hecho, sería una experiencia nueva tanto para mí como para los lectores de este reporte.

Pues así lo hice, le marque a mi abuelo y fijamos una fecha para hablar por teléfono (debido a que el vive en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas y yo en la Ciudad de México) en la que los dos estuviéramos en nuestras respectivas casas sin estar presionados o apurados. Cuando le pedí el favor, el respondió amablemente “Por supuesto que si, hijita. Tu dime cuando, lo que necesites y ya nos ponemos a platicar”, me di cuenta de que le emocionó que yo le pidiera esto, ya que le encanta platicarnos de todo, pero sobre todo creo (de lo que pude percibir) que se sintió algo orgulloso de que yo haya elegido este tema en particular. A mi abuelo le enorgullece mucho su historia familiar, y creo que le hace feliz saber que nosotros compartimos ese sentimiento. Mi abuelo es un hombre que siempre se toma todo seriamente y sabe el valor que tienen las palabras, por eso me pareció un muy buen gesto de su parte, que antes de que la entrevista se llevara a cabo, me llamara por teléfono para preguntarme más o menos por donde iba la entrevista y que le dijera alguna de mis preguntas para que el pudiera estar lo suficientemente preparado.

En fin, al día siguiente le marque para llevar a cabo la entrevista y tomar nota de todo lo que me dijera. Fue una tarea bastante difícil, hacer una entrevista por teléfono, ya que no tienes con que grabar el audio de tal manera que lo puedas usar como apoyo o por lo menos para no olvidar nada de lo que el entrevistado te dijo. La verdad es que mi abuelo me ayudó mucho con eso y me repitió, cuantas veces necesite, todas sus respuestas. Fue una entrevista que a mi, en lo personal, me sirvió bastante y creo que puede interesarle a otros ya que mucho de lo que se dice en ella, son anécdotas, experiencias personales y de la familia, que pues, casi nadie conoce. Me parece que tiene un “plus” con respecto a otras notas, artículos o reportajes que existen tanto del Dr. Belisario Domínguez como del Gral. Absalón Castellanos ya que dentro de las respuestas, se narran cosas que nos hacen ver y nos dan a conocer distintos aspectos de estos dos personajes. Creo que hay que leer entre líneas para encontrar que aunque el tema principal es Belisario Domínguez, realmente se dice mucho de Absalón Castellanos como persona y nos cuenta mucho más de los que él mismo piensa.

En lo personal, me encantó meterme en este papel de periodista, y hablar con mi abuelo de una manera más formal, intentando ser más objetiva (aunque realmente en este caso no fue tan necesario porque la entrevista se compone principalmente de anécdotas y preguntas bastante livianas), la verdad es que se dicen cosas bastante interesantes pues que mejor que mostrárselos…

ENTREVISTA

Tomé el teléfono y le marqué a mi abuelo -Hola abuelo, ¿Ya estas listo?- le dije, noté en su voz cierto nerviosismo, pero yo sabía que era porque él quería que todo saliera bien y la entrevista se lograra, sus intenciones siempre son buenas y siempre tratando de ayudar. Este caso no era la excepción, sabía que mi abuelo haría todo lo posible por darme una buena entrevista.

-A ver hijita, pues pregúntame- dijo él. Estaba completamente dispuesto a tomarse el tiempo para darme la información necesaria.

-A ver pues primero ¿Quién es Belisario Domínguez para usted?- le pregunté…

-Para mi, es una persona ejemplar que supo ser un gran padre, un muy buen esposo y un ciudadano que se entregó a servir a las distintas clases de la sociedad sin límite de esfuerzo-  me dijo con voz suave y tranquila, era algo que parecía ya tener bastante claro, y me lo dijo con un respeto y admiración enorme hacía Belisario. -Es una persona que dio ejemplo de hombría y de mexicanidad, cuando fue necesario, entregando su vida por el bien de México- dijo él para concluir con su respuesta.

El Dr. Belisario Domínguez

-Perfecto- le dije yo.

- Como me dijiste anteriormente pues Belisario era un hombre de familia, y pues aunque usted no lo conoció, pues me imagino que siempre estuvo muy presente dentro de su ambiente familiar, ¿Cómo se hablaba de Belisario Domínguez en su familia?- le dije.

-Yo no tuve la oportunidad de conocer personalmente a Belisario Domínguez – me especifico, -pero mis padres, principalmente mi madre y la hermana de Belisario quien siempre consideramos como nuestra abuelita (Herlinda Domínguez, mamá lindita)- dijo, pronunciando el nombre de mamá Lindita con cierta ternura y cariño. -Nos platicaban que desde niño él se distinguió por ser una persona serena, amable y firme en sus decisiones, buscando siempre prepararse para poder servir mejor. Por eso se dio a querer con todas las clases sociales, pero principalmente, con los mas humildes. A quienes no sólo como médico los atendía si no que también les proporcionaba los medicamentos gratuitamente- al decirme esto puso énfasis en la bondad y logros con las personas que tuvo Belisario, especificando que este personaje no discriminaba en lo absoluto.

Aquí, el Gral. Absalón con su madre.

- Muy bien ¿Quién le contó la historia de Belisario Domínguez por primera vez?- le pregunté.

-Bueno, como ya te dije, en el seno del hogar fue donde nosotros conocimos la historia de Belisario Domínguez y posteriormente en la primaria. El maestro Jaime Rodas era el que nos ilustraba sobre la vida de Belisario Domínguez en la escuela y en el hogar eran mi madre y mamá lindita, su hermana, las que me hablaban de mi difunto abuelo- Me contestó, dejándome impresionada con la memoria que tiene, aún recuerda a sus maestros y a las personas que le contaron esta historia.

-¿Conoció usted a la esposa de Belisario?- dije yo.

-No, ella murió mucho antes que Belisario Domínguez, pero se llamaba Delina Zebadúa Palencia. Era originaria de Guatemala- respondió Absalón. Me di cuenta de que su manera fue más seca ante esta pregunta, ya que pues nunca tuvo lazos fuertes con su abuela, creo que es esa la razón por la que no se notó perturbado ante esta pregunta.

-Para usted ¿Cuál fue el legado de Belisario Domínguez en su vida, que fue lo que le dejó, lo que más le enseñó o le marcó de su recuerdo?- le dije.

-Lo que más me impresionó y me marcó permanentemente de Belisario fue su hombría, su integridad, su bondad y desde luego su amor a México- me contestó.

-¿Cómo se vivió el recuerdo de Belisario Domínguez en tu familia?- le pregunté.

-Bueno, en mi familia siempre estuvo latente su recuerdo, porque en cada paso que dábamos, mi madre y mamá lindita, siempre, en distintos sucesos nos recordaban la manera tan buena y pura de Belisario- me dijo, siempre manteniendo su punto de vista en cuanto a Belisario Domínguez en alto. -Una historia que recuerdo, nos contaban mucho fue la siguiente: En una ocasión Belisario tenia un enfermo muy grave, eran las dos de la mañana y mientras sus amigos tomaban la copa y se divertían. Él paso frente a ellos cargando unas tablas y una colchoneta los cuales eran para el enfermo quien habitaba en una de las casa mas humildes de Comitán, las llevaba para que éste no durmiera en un petate o en el piso, también, le llevo gratuitamente los medicamentos para ayudarlo. Así era Belisario, y mi familia nos lo recordaba siempre para que entendiéramos que  ayudar es más importante que otras cosas y que jamás hay que discriminar, todos merecen ayuda y todos podemos ayudar- contestó él General. Cuando me contó esta historia, nuevamente, me impresiono lo claras y vivas que tiene estas memorias, y no por su edad, la verdad es que yo siendo más joven he olvidado ya varias cosas, en mi opinión, se debe a los cambios generacionales. Nosotros con tanta velocidad y bombardeo de información, terminamos dándole importancia a cosas que muchas veces no la merecen, nos olvidamos de este tipo de cosas, olvidamos los valores y enseñanzas que nos brindan nuestros propios familiares. Me gustó darme cuenta de esto mientras hacía la entrevista, porque a parte de que la historia tenía una enseñanza en sí, que mi abuelo la recordara me hizo pensar y darme cuenta de muchas cosas (y aclaro nuevamente, no tiene nada que ver con la edad).

Aquí, una foto de Herlinda Domínguez “Mamá Lindita” con uno de los bisnietos del Dr. Belisario Domínguez.

-¿Algunas anécdotas o historias familiares que nos quiera contar de Belisario Domínguez?- le dije emocionada.

-Pues si, tengo varias pero de las que más me han marcado recuerdo las siguientes:

Una ocasión Belisario estaba con su primo (Olegario Tobar Domínguez) en la puerta de su casa, entonces pasa un niño pidiendo limosna, el primo saca una moneda de 50 pesos y se la da al niño. Belisario toma la moneda se la devuelve a su primo y  prosigue a darle una moneda de 10 centavos al niño. El primo confundido le pregunta “¿Por qué hiciste eso?” y Belisario le contesta “Si tu le das esa cantidad de dinero, no le haces ninguna ayuda, sólo le enseñas a perder la dignidad , a que no valore, a que se conforme, a que no trabaje y se quede pidiendo limosna el resto de su vida”.

Aunque a Belisario Domínguez no le gustaba la política, el pueblo lo obligo a ser alcalde de la ciudad de Comitán (lo querían mucho). Durante su periodo, él, preocupado por la salud formó un patronato y construyo un hospital. Pero antes de terminar su construcción, el gobierno intervino diciéndole que suspendiera el trabajo, que ellos se iban a encargar de terminar el hospital, que aportarían lo que faltara de dinero para terminarlo. Como no cumplió el gobierno (Lic. Rafael Pimentel gobernador de Chiapas en ese entonces, mientras el  presidente era Porfirio Díaz), en una visita que hizo Pimentel a Comitán y delante del todo el pueblo reunido. En la recepción, Belisario Domínguez con toda serenidad y con firmeza le expresó al gobernador que cumpliera con su promesa, o que dijera directamente la verdad de porque no cumplía, para así dejar que el patronato con la ayuda del mismo pueblo terminara la construcción del hospital y exhortó a todo el pueblo para que siempre actuaran con la verdad, que le dijeran a los gobernantes sus fallas con serenidad y firmeza, exigiéndoles que cumplieran con su cometido. El pueblo lo apoyo y el gobernador se vio obligado a comprometerse y a ordenar que se entregara el dinero que faltaba para la construcción del hospital, lo que así fue…

Belisario Domínguez era un padre muy amable y cariñoso pero al mismo tiempo muy estricto en sus decisiones, normalmente tenía reuniones los jueves de cada semana con toda la familia, en éstas todos participaban. Su hija Ermila la más chica, tocaba muy bien el piano y presentaba en cada jueves distintas piezas de vals. Ricardo declamaba y Matilde, que era la mayor, tocaba algunas piezas en  mandolina. Belisario Domínguez disfrutaba mucho a todos en esas reuniones con sus hijos en las que también tenía platicas de orientación social, de cómo era Europa y el estilo de vida que se llevaba ahí en ese entonces..

Belisario Domínguez era masón y liberal, pero dentro de la masonería se inclinaba a la religión católica por sus reservas, él platicaba que toda religión es muy positiva y que la católica, en su opinión, es muy buena aunque el clero no le inspiraba mucha confianza, ya que según él los sacerdotes que manejan esta religión se inclinan más en beneficio de los poderosos que a favor de los pobres. Aún así Belisario dice que es bueno, que como lo hace todo el pueblo, acudan a escuchar la misa los domingos y cuando necesario.- me contó.

-Mira hija, esto te va a interesar mucho- me dijo emocionado, sabiendo que como soy comunicóloga, esto me llamaría la atención, su voz sonaba como si tuviera guardado un chisme calientito. -Belisario Domínguez también fue periodista y formó un periódico que publicaba semanalmente desde la Ciudad de México en donde sus artículos expresaban todo lo que le parecía estaba mal con el gobierno de Porfirio Díaz, trataba de ser los más objetivo posible por lo que aparte de las críticas, también escribía con respecto a los avances y aspectos buenos dentro del gobierno de Díaz. Ese semanario se llamaba “EL VATE” que quiere decir V=Virtud (hacer el bien y evitar el mal, pues solamente así se evita uno de arrepentimientos y de sufrir remordimientos) A= Alegría (que debe ser una cosa inseparable de la persona, para goce interior que nace del alma y de la satisfacción del deber cumplido) T=Trabajo (Es lo más grato y provechoso de las satisfacciones, porque con el se procura el bienestar de uno y de su familia) E=Estoicismo (la austeridad, el dominio de uno mismo sobre el dolor, es la serenidad del alma. El dominio sobre la impaciencia, el miedo, el abatimiento, la aflicción y la tristeza)- me contó, remarcando varias veces lo que cada letra dentro de VATE significaba, me explicó el significado repitiéndolo varias veces, parecía que trataba de que yo no lo olvidara.

-En su vida, carrera militar y su gobierno en Chiapas ¿Afectó o influyó en algo su parentesco con Belisario Domínguez?- pregunté.

-Yo no quise hacer ostentación de que era nieto de Belisario Domínguez porque consideré que debía valerme por mi mismo (siguiendo los principios y legados que él y la familia me dieron) principalmente, durante mis estudios en el Heroico colegio militar, y así lo hice. Habiendo tenido la satisfacción de llegar a General de División por mi propio esfuerzo y con mis propios meritos personales. No quise jamás que la gente supiera que era mi abuelo y me dieran un trato diferente (como dije anteriormente) pero si, fue una persona muy importante en mi vida y a la que admiro hasta el día de hoy y la que me ha ayudado a ponerme metas y lograr todo lo que quiero. Belisario Domínguez me enseñó que si uno es bueno, perseverante, honesto y le da un trato correcto a todas las personas (por igual), puede lograr lo que sea- me dijo con seriedad.

-Durante su gobierno en Chiapas (82-88) ¿Hizo algo para honrar la memoria de su abuelo?- dije yo.

-Durante mi gobierno lo único que hice fue poder servir a todas las clases sociales, pero sobre todo a los campesinos y a nuestros hermanos indígenas siguiendo el ejemplo de Belisario Domínguez. Eso fue lo que hice para honrar su memoria y poner en practica todo lo que su recuerdo me ha enseñado- contestó. Me gustó su respuesta porque demuestra que muchas veces no es necesario demostrarle al mundo lo que haces para conmemorar o recordar a alguien, muchas veces es más importante recordar a alguien de una manera más personal y siguiendo los valores inculcados por esa persona, eso a mí, me parece mucho más admirable.

-¿Qué significa para usted que el Senado de la República haga entrega de la “Medalla Belisario Domínguez” (en octubre de cada año) a hombres y mujeres mexicanos que se hayan distinguido en ciencia o virtud en grado eminente y como servidores del país y de la humanidad?- Le dije.

-Considero que es muy positivo que cada año se entregue la medalla Belisario Domínguez a las personas, los científicos, los que se hayan distinguido por hacer un bien sin importar su clase social y haciéndolo en nombre de México. Para mi, que se lleven esa medalla es algo muy importante ya que se resalta y se recuerda la actitud del Dr. Belisario Domínguez y se le da a la persona el reconocimiento de todos los mexicanos, sirviendo de ejemplo a la humanidad.-contestó.

-Por ultimo ¿Cómo fue para su madre, para mamá lindita, para usted la muerte de Belisario Domínguez?- pregunté.

-Pues, fue una muerte honorable a pesar de que murió asesinado, nunca dejo de luchar por lo que creía. Si, fue difícil para ellas sobre todo porque nunca es fácil perder un familiar. Yo, siento un orgullo inmenso porque el Dr. Belisario Domínguez murió siempre fiel a sus ideales, a si mismo y a México, no me tocó conocerlo físicamente, pero lo conocí de muchas otras maneras y creo que a mi madre le pasó algo parecido. Todos sentimos no haber podido experimentarlo dentro del ambiente familiar, pero sabemos que lo que hizo lo hizo por el bien de todos y los .

En esta imagen, la madre de Gral. Castellanos e hija de Belisario Domínguez.

http://es.wikipedia.org/wiki/Belisario_Dom%C3%ADnguez_Palencia

About these ads
Posted in: General